jueves, abril 19, 2007

Los hermanos


Aquí estamos los tres hermanos, en el cumpleaños de Joaquín, el del medio, que se empina, porque es el más chico de los tres... El 06/03/2007 Joaquín cumplió 24 años, el de rojo es Benjamín, que es el más alto de los tres, y tiene 20 y el otro soy yo..
faltarían mis dos hermanas, que no participan en estos, carretes, ellas son mujeres sanas...
Subo esta foto, porque Joaquín, parte luego por un año a Australia, y no vamos a estar juntos...
Los tres somos bien amigos
Saludos cordiales

Etiquetas:

lunes, abril 09, 2007

Semana Santa

Independientemente yo sea Católico, independiente del credo que se tenga o el que no se tenga, semana santa, no deja de ser una buena oportunidad para detenerse un minuto y dar un espacio a la reflexión.

Desde el Judaísmo, nos encontramos con la salida del pueblo de Israel desde Egipto. ¿Qué implica esto? Un claro espacio para la reflexión, sobre lo importante que es la libertad, para el desarrollo de un pueblo, sobre la posibilidad de ser sin tener las barreras impositivas de un otro, que te cuarta, que te impide el libre ejercicio, y no hablo con esto en contra de un otro, sino en contra de un otro que te obliga, en tu ser más interno, en el libre albedrío de ser uno mismo.

Desde el Cristianismo, nos encontramos, con la gratuidad, y la donación. Somos seres que hemos recibido la vida. Somos afortunados por lo que tenemos, al punto de dar gracias por la oportunidad que se nos ha dado para vivir y estar aquí en estas circunstancias de espacio y tiempo, en este lugar o en otro en este tiempo, o en uno anterior, la vida se agradece. Hoy, mañana y ayer, damos cuenta de lo que tenemos, y tenemos la oportunidad de declararnos deudores de la vida, en un mundo que invadiéndonos de necesidades ficticias, muchas veces nos puede hacer creer que somos acreedores de algo que deberíamos tener y no tenemos, como si el tener fuera nuestro punto de partida, y no la gracia de ser. Somos,estamos, yo soy, aquí y ahora.

Desde el punto de vista de el creyente, desde mí punto de vista, es mucho más que esto, yo soy, porque he recibido la gracia de la vida, y es más lo que marca mi eje de sentido, es la gracia, de no sólo estar vivo, sino saber que ésta donación de vida, de ser, es la donación de un Dios que me ama, y que no sólo me da, sino también, envía a su hijo, a asegurar mi salvación, a mostrarme cómo aprovechar al máximo esta vida recibida, de modo de poderla, no sólo perpetuar en la tierra sino a la vez, saberme donado de la gracia del perdón y la vida eterna.

Así, semana santa, este período, que se nos ofrece como un fin de semana largo con cara de vacaciones, en época de estupendas ofertas de vuelos, y posibilidades hoteleras, puede ser aprovechado también, como un necesario minuto de detención, para poner freno a nuestro hacer cotidiano, y poder, ir más allá, tomándolo como un necesario instante de recogimiento sobre nuestra propia vida. ¿Qué es, para nosotros la vida? ¿En qué pie, enfrentamos el día a día? ¿Tenemos alguna conciencia del privilegio que tenemos de estar aquí? Cada una de estas preguntas y muchas más que pueden ir surgiendo, nos pueden transformar este feriado en una estupenda posibilidad de hacer de nosotros mejores personas, no para los demás, sino para nosotros mismos, y nuestro hacer cotidiano.

La reflexión en tiempos modernos, es constantemente vista como privilegio de unos cuantos, cuando en realidad tenemos muchas posibilidades en el año, muchos espacios, que si bien han sido creados, o tienen su origen en otros fines, nos pueden permitir la pregunta que nos lleve más allá de lo que somos en el día a día, para poder tomar el peso, a nuestro vivir, no tanto al hacer, quizás pero sí en buena medida al ser, ser quien soy, lo que finalmente se traducirá en ser quien hace, y quién está.

Resulta complejo, quizá, pero no dejemos pasar estas oportunidades, no nos dejemos estar. Que nos nos lleve la corriente, como dice el dicho, sin ser nosotros protagonistas de lo que vivimos, porque a diferencia de una obra de teatro que puede ser montada muchas veces, la única seguridad que tenemos es que ésta es la vida, que tenemos, y por ahora hay que vivirla, pero el vivir, conlleva algo más que el sólo hacer, ya que el hacer es sólo la mitad de lo que somos. Somos en la medida en que hacemos, en la medida en que caminamos, pero también, somos en la medida en que nos detenemos y podemos ver lo que somos, lo que estamos siendo, y lo que queremos ser.

Se juntan quizás por única vez en el año, en una sóla semana la idea de la muerte, y la finitud de la vida, con el espíritu de vida, que trae en la resurrección el mensaje cristiano. Además de la gratuidad del sacrificio divino por la salvación del mundo. Independientemente de la creencia que se tenga, no deja de ser un espacio, especial para la reflexión, sobre la vida, la muerte y a través de ésta, nuevamente de la vida.

Vamos a morir, y hoy estamos vivos.

Saludos cordiales.

Etiquetas: